Sidreria el Llavianu
Sidras Castañon
Asturiascalidad

Llagar de Begoña

Ver la Web de Sídreria Asturias

El Faro del Piles

Las Termas de Campo Valdés

Las Termas de Campo Valdés, declaradas Bien de Interés Culturason del siglo I d de C marcadas por diferentes ambientes, uno frío donde está el vestuario y una habitación, una zona templada, y al final la cálida con piscina, todo ello calentado por un sistema subterráneo. Algunas zonas están decoradas con frescos.
Termas Romanas de Gijón Localización: Este museo, cuya titularidad y gestión corresponde al Ayuntamiento gijonés, está situado al principio de la playa de San Lorenzo, en Campo Valdés, bajo la explanada que hay delante de la iglesia de San Pedro. Hállase la instalación museística en el extremo occidental de la playa de San Lorenzo, junto a la iglesia de San Pedro, fuera del contorno de las antiguas murallas de Gijón.
Estas termas romanas, declaradas Bien de Interés Cultural por su alto valor arqueológico, debieron de ser, como todas las demás de este tipo, punto de encuentro y solaz de quienes vivían en Gigia, ciudad romana que dio origen a Gijón; de ahí que nos ayuden a conocer las costumbres de sus habitantes.
Construidos estos baños públicos entre los siglos I y IV después de Cristo, fueron excavados por primera vez en 1903 y constituyen una parte esencial del pasado de la ciudad. Considerado uno de los conjuntos arqueológicos más significativos de la etapa romana de la ciudad, el complejo lo forman dos construcciones independientes.
La principal, más amplia, con una superficie cercana a 410 m, posee un apodyterium (vestíbulo) en contacto con el caldarium (habitación para baños calientes), cuyo hypocaustum (sistema de calefacción de las salas calientes) se mantiene, y con el tepidarium (habitación de paso, templada); la piscina o frigidarium (habitación para baños fríos) se encuentra en una habitación de una planta inferior, a la que se llega mediante escalera.Termas Romanas de Cimavilla(Gijón)
La edificación restante, de menores dimensiones y pegada a la anterior, parece que era una terma reservada a las mujeres; tiene dos ingresos: uno de ellos conduce al vestíbulo, el cual comunica con un patio donde se encuentran los hornos de calefacción; el otro acceso pone en contacto con dos habitaciones y un caldarium (sala cálida).
El dibujante Nemesio Martínez descubrió estas termas, de modo casual, en marzo de 1903, a raíz de unos trabajos de alcantarillado que se realizaban en la zona. En 1972 José Manuel González, profesor de Prehistoria de la Universidad de Oviedo,lo devolvió a la actualidad al catalogarlo como castro prerromano prerromano y romano —de gran importancia— y divulgarlo por distintos medios, sugiriendo que tal vez fuese el oppidum Noega mencionado en las fuentes latinas.
Seis años después (1978), correspondió a José Luis Maya y uana Bellón realizar la primera campaña de excavación científica, en la que se halló un edificio romano y restos de materiales más antiguos.
En 1980 llega su reconocimiento como Bien de Interés Cultural y en 1982 comienzan las excavaciones sistemáticas de la Campa de Torres, bajo la dirección de J. L. Maya y dentro del "Proyecto Gijón".
Desde 1985 la dirección de las excavaciones la compartirían J. L. Termas Romanas de GijónMaya y Francisco Cuesta, quienes recibieron de la Subdirección General de Arqueología del Ministerio de Cultura el encargo de un anteproyecto para la creación de un parque Las primeras excavaciones, efectuadas en los años siguientes, corrieron a cargo de Calixto Alvargonzález Landau, quien contó con la colaboración de Julio Somoza y Alejandro Alvargonzález, autores de una magnífica memoria y del primer plano de las termas, ambos inéditos hasta 1965. Calixto Alvargonzález adjudicó la construcción de los baños al destacamento de la Legión IV Macedónica, en los primeros años de nuestra era.
Por el contrario, el profesor García Bellido, quien llevó a cabo nuevas excavaciones en el año 1938, habla de que es una obra posterior, probablemente de la segunda mitad del siglo I, en tiempos del emperador Nerón.
Las primeras excavaciones y los primeros estudios no tendrán continuidad hasta 1990, año en que un equipo científico formado por arqueólogos, arquitectos, restauradores... lleva a cabo las labores de recuperación y conservación, gracias a las cuales este museo se hace realidad.
Termas Romanas de Cimavilla(Gijón)El espacio interior del museo, concebido para mantenerse en un discretísimo segundo plano, cede, acertadamente, todo el protagonismo a lo que importa: el complejo termal.
Para explicar su significado y el funcionamiento de estos baños públicos, especialmente el sistema de calefacción de los hipocaustos, se presenta la información en vídeos interactivos.
La exposición de las ruinas descubiertas en los últimos años se complementa con la reconstrucción de pinturas murales y la muestra de diversos materiales encontrados en las excavaciones que permiten conocer las técnicas constructivas, las monedas, la dieta alimenticia, la flora y la fauna, o el ajuar doméstico de aquel momento.