Sidreria el Llavianu
Sidras Castañon
Asturiascalidad
Llagar de Begoña

Ver la Web de Sídreria Asturias

El Faro del Piles

De sidras por Gijón

Desde sidras por Gijón intentaremos informaros de la situación de las mejores sidrerías en Gijón y como no enseñaros lo mejor de Gijón.
El concejo Gijón es hijo del mar. De un cambiante mar Cantábrico y de un litoral de curva y contracurva, de cabos y ensenadas. Un juego entre el agua y la tierra, con la bahía de San Lorenzo como eje central del paisaje gijonés. Y tras esa primera línea, un cinturón verde de campiña semiurbanizada con parroquias rurales que conservan, sin embargo, su razón de ser a la sombra de la ciudad moderna: barrios residenciales como Somió o La Providencia, y núcleos donde el caserío asturiano convive con los chalés de segunda residencia, como Deva, Cabueñes, Granda o Castiello.
Mar, naturaleza y ciudad, convertidas en un todo. Imposible entender Gijón sin alguna de estas señas de identidad. La ciudad de Gaspar Melchor de Jovellanos, el ilustrado que dio luz a las oscuridades del siglo XVIII, es hoy un lugar perfecto para vivir y para visitar. Es Gijón ciudad de museos, con diez referencias donde zambullirse en la historia y en el arte. Es además ciudad de cafés, pues cuenta con decenas de pequeños refugios en los que compartir momentos. Y es también Gijón ciudad-espectáculo de calendario lleno: Semana Negra, Feria de Muestras, Festival de Cine... conciertos en el teatro Jovellanos, hípico en Las Mestas... Vida en la calle.
Probablemente muy pocas ciudades del litoral español cuenten con un paseo marítimo que a lo largo de 12 kilómetros permita realizar una excursión a pie sin perder en ningún momento la vista marítima. Una ruta, casi totalmente urbana, que permite recorrer las calles más representativas de la villa visualizando los edificios de mayor interés histórico, es la de los museos gijoneses, entre los cuáles se encuentran: Museo del Ferrocarril, Museo Nicanor Piñole, Museo de las Termas Romanas, Museo Casa Natal de Jovellanos, Museo Barjola, Museo Etnográfico del Pueblo de Asturias, Museo Evaristo Valle... Cimadevilla, el barrio marinero, embrión de la nueva urbeconserva el inequívoco sabor de la tradición cantábrica: estrechas calles y fachadas de vivienda pescadora peinadas por el viento del mar, salado y rejuvenecedor.
La cocina gijonesa es, por encima de todo, cocina marinera. Platos tan típicos como las sardinas trechadas, las sardinas a la vexigona, las sardinas fritas o a la plancha, cazuelas de merluza,el pulpo amariscado, ventrisca de bonito al horno.... platos todos ellos para ser acompañados por una buena sidra. En cuanto a la dulcería cuenta con invenciones como las princesitas o la charlota.Gijón está orgullosa de su historia.
El presente, la ciudad abierta, la de los campos de golf y los espectáculos musicales, la del campus universitario de Cabueñes y el parque tecnológico y la fibra óptica, la ciudad de servicios y congresos, es heredera de un pasado con muchas más luces que sombras. Una ciudad que puede hacer memoria de los últimos 2.500 años siendo, sin embargo, siempre nueva.