Tarta de espuma a la sidra

Ingredientes:

  • 1 bandeja de masa quebrada.
  • 1 sobre de gelatina.
  • 3 huevos.
  • 1 manzana.
  • azúcar.
  • 1 botella de sidra.
  • Preparación:

     

    Vamos a endulzar un poco la boca con una deliciosa tarta de sidra y manzanas, pero en la que también hay sabores ácidos y amargos, porque en el mundo sidrero, lo empalagoso no tiene cabida.
    Empecemos por preparar la sidra poniéndola a hervir con tres cucharadas de azúcar y hasta que se reduzca su volumen a la mitad, de esta forma mantenemos sus aromas, pero eliminamos el alcohol y los posibles acetatos.
    Espuma de sidra Mientras, hacemos la base de la tarta. Para esto extendemos la pasta quebrada en un molde, y la horneamos hasta que tome color.
    Durante ese tiempo levantamos las claras a punto de nieve.
    Cuando la sidra esté lista, añadimos la gelatina siguiendo las instrucciones del fabricante, y mezclamos poco a poco con las claras hasta obtener una espuma homogénea que extendemos con una espátula por el soporte que hemos preparado con la pasta quebrada.
    Así ya tendríamos una tarta excelente, que con guardar una hora en la nevera, ya se podría consumir, pero para darle un toque más apetecible, vamos a cubrirla de finas rodajas de manzana.
    Se cortan en lonchas finas y las restregamos con abundante limón.
    Se distribuyen cuidadosamente por la superficie haciendo una esporal.
    Luego las espolvoreamos con abundante azúcar, y metemos la tarta a gratinar con el horno a tope de potencia, para que se caramelice el azúcar y se tuesten las manzanas, sin afectar al resto.

    Consejos:

    La sidra natural Castañón es la que habitualmente utilizamos.